viernes, 15 de mayo de 2015

Como preparar una Final4 Junior

Después de mas de un año sin escribir por aquí por motivos laborales, he sacado un hueco una vez finalizada la temporada de basket. Año que ha terminado con el subcampeonato Junior en Extremadura tras caer en la prórroga frente al gran favorito de la competición. A principio de temporada si nos dicen que a falta de 1 minuto para finalizar el tercer cuarto tenemos contra las cuerdas al actual campeón y máximo candidato, 36-55 y siendo muy superiores en todos los aspectos...seguramente nos partiriamos de risa allá por finales de agosto empezando la pretemporada con la preparación física por los caminos de la Granadilla.

También es cierto que si a alguien le cuentas que nos remontaron la ventaja hasta llegar a la prórroga y perder, seguramente diría " que coño os pasó?.

Bueno mas que contar en sí los partidos, en 8 años de entrenador de cantera había jugado otras finales ( llevo un gran cero de tres en finales) pero nunca en un formato de final4. En Extremadura se suelen cambiar los formatos de un año a otro, lo cuál creo que no es bueno para el crecimiento de un entrenador, pero bueno, es lo que hay y como se siempre se dice, hay que adaptarse.

Pues el motivo de mi post, sin dármelas absolutamente de nada, es un poco contar mi experiencia en la preparación de una final A4, en la que te juegas todo a un partido. Dos finales en una. Lo primero que hice tras nuestra clasificación en cuartos de final es indagar por el bendito internet poniendo en google " como preparar una final four o A4" y curiosamente sólo encontré un par de post que hablaran en sí de la preparación. El resto eran menciones o artículos pero que no indagaban en los aspectos fundamentales de esa semana. Sólo encontré uno del ayudante del Barsa en la final4 de París creo, hace unos años y bueno me sirvió un poco como guía. Ahora a adaptarlo. La verdad es que podía haber llamado a algún técnico amigo o conocido, pero siempre he sido más de buscarme la vida por mi mismo, hasta que no queda mas remedio que " molestar" a alguien. 

Hay varias reglas que me puse. No inventar nada nuevo que no haya entrenado, no fliparme a sacar nuevos sistemas o movimientos y liar a los jugadores, es decir, evitar un ataque de entrenador.Otra regla fue no sobrecargar de entrenos al equipo, es decir, mantener la rutina de 4 días en esa semana. Intentar que la intensidad de los entrenamientos fuera de mas a menos durante la semana y por supuesto tocar madera para evitar lesiones. En nuestro caso, la semana de cuartos de final, perdimos a 2 jugadores muy importantes, 2 titulares que no pudieron entrenar en toda la semana y que el último día veríamos como estaban y si arriesgar o no. Por tanto, cuidado máximo a nuevas lesiones. 

Otra norma es la de mostrar tranquilidad. El jugador ya lleva por dentro sus nervios, su excitación y su motivación y lo que menos necesita es notarte nervioso o inseguro. Lo que nos ha llevado hasta aquí, nos hará ganar o perder, pero no puede haber inseguridades.

Con todo esto, planificas la semana de entrenos, el plan de partido. En mi caso, el lunes les dije a los jugadores cual sería nuestro plan de partido en semifinales. De su mente borré la palabra final. Sin ganar la semifinal no hay final. Por tanto en nuestro caso, me centré en nuestro rival de semifinales en la mayor parte de la semana. Iba a ser la quinta vez que jugáramos contra ellos, por tanto el conocimiento del rival era máximo. Los jugadores sabían desde el primer minuto del entrenamiento del lunes como ibamos a plantear nuestra defensa y si el plan A funcionaba, que haríamos tras el descanso y así hasta el último cuarto. El plan B, muchas veces es lógico o lo tienes en mente y luego ya es según como se den las circunstancias del partido, faltas, lesiones, mal día de algún jugador, jugador sorpresa contrario. 

Respecto al ataque, intenté trabajar tácticamente todo lo que su defensa nos podía plantear, intentando minimizar las cosas al azar. Como no tienes mucho tiempo, se trata de un repaso y de mostrar al jugador la seguridad de que todo está controlado. Cambios defensivos del rival, etc...creo que eso nos ayudó a mantener la calma en los momentos difíciles ya que de alguna forma el jugador " sabía que iba a ocurrir". 

Digamos que la semana de entrenamientos fue lunes ( trabajo defensivo y rebote)+tiro. Martes ( trabajo defensivo y ayudas) + tiro, jueves ( rebote+balance+ataques contra distintas defensas+tiro) Viernes ( repaso de movimientos de ataque) y en ese día vimos algunas cosas del posible rival de la final ( posibles cambios defensivos) que al final ocurrieron. 

Se puede decir que por suerte, que todo lo que nos hicieron en semifinales ni en la final lo esperábamos. 

En estos casos es bueno hacer memoria del entrenador rival o del club rival y recordar cambios especiales defensivos que hayan hecho años atrás, eso me ayudó a planificar la semana. Pero evidentemente todos los entrenadores podemos guardar ases en la manga, y no siempre se tiene la suerte de que ocurra lo que esperas y aun siendo así, el mejor ejemplo es el nuestro, perdimos la final.

Un gran amigo me recalcó por activa y pasiva la palabra rebote. En finales, hay muchos nervios, muchos fallos, malos tiros...por tanto, mucho rebote. Mas que nunca el rebote a tanta igualdad marcaría mucho las diferencias.

Por último, trabajé con el 5 titular toda la semana metiendo algunas variantes. Debido a las lesiones disponía de pocas rotaciones y por tanto había que hilar fino e intentar dar los descansos adecuados y más si ganábamos las semifinales. También intenté dar confianza a todo el equipo porque nunca sabes que sorpresas te pueden suceder y al final necesitaras de todo el equipo, dentro y fuera de la pista.

Tras la semifinal, en nuestro caso, para mas inri con las lesiones, la ganamos después de una prórroga. Por tanto de cara al día siguiente lo fundamental es recalcar a los jugadores que descansen bien, incluso acudir a fisios para masajes de descarga y buena alimentación y estar descansados para la final. En nuestro caso al ser la final al dia siguiente por la mañana, no podíamos entrenar nada de cara a la final.

No obstante, al tener el mínimo tiempo, no queda mas que confiar en intentar hacer bien las cosas que has hecho bien durante la temporada y que el jugador salga a la pista seguro de poder competir con nuestras armas. En nuestro caso, a pesar de no ser favoritos lo tuvimos muy cerca, por momentos en la mano, 36-55 a falta de un minuto para el último cuarto. Prórroga 63-63. Tuvimos varias oportunidades de matar el partido pero hay cosas que se le escapan a un entrenador, creo que nosotros los llevamos lo mejor posible hasta el momento que los protagonistas deben ser ellos. En mi caso, no pudo ser. Pero será.

Seguramente me haya dejado cosas en el tintero y deseo que este humilde post pueda servir a alguien que como en mi caso, buscó pero no encontró demasiada ayuda en las redes. Como siempre se dice, hay que adaptar todo a cada situación del equipo que tengáis y os enfrentéis.

Nos vemos en las canchas!!!

No hay comentarios: